Recomendaciones Tailandia

VISIÓN GENERAL DE TAILANDIA

Tailandia, un país fascinante que ofrece una cultura exótica y milenaria, junto a unas playas de ensueño. En Tailandia se mezclan el oro, las altas agujas de los chedis, el jade, los placeres de oriente y las enseñanzas budistas que alimentan el espíritu thai, con las omnipresentes salas de masajes y el espectáculo de fantasía que se inaugura cada día al caer la tarde. Esta extraña danza, donde confluyen los contrastes, como si se tratara de los extremos de una misma cuerda, sólo es posible por el espíritu abierto de quienes habitan estas tierras. Tailandia es, además de sonrisas, el reino de la tolerancia.

Tailandia se encuentra en el corazón de Indochina (la más oriental de las tres grandes penínsulas meridionales de Asia) y tiene fronteras al oeste y al norte con Myanmar (antigua Birmania), al noreste con Laos, al este con Camboya y al sur con Malasia.

Los thai establecieron pequeños principados entre los mon, khmer y otros antiguos pobladores, por lo que las expresiones artísticas, propiamente tailandesas, son producto de estos encuentros. El arte interpreta también las tradiciones de China e India, aunque mantiene vivos hoy en día sus rasgos diferenciales. La cultura se relaciona íntimamente con la religión, de ahí que el budismo haya servido de inspiración desde sus inicios. La música tradicional de la parte central de Tailandia ofrece un rico abanico de melodías y tempos. La orquesta clásica utiliza instrumentos propios, como el pii, de viento, el phin, similar a una guitarra, el ranaat ek, de percusión y parecido al xilófono, y la khlui, una flauta de madera. Uno de los más llamativos es el khawng wong yai, una serie de gongs de diferentes tonalidades dispuestos en semicírculo. La arquitectura tailandesa sentó sus cimientos estéticos a partir del siglo XIV y los ha venido consolidando hasta hoy en deslumbrantes obras capaces de combinar la sobriedad con el virtuosismo, desde sus monasterios hasta sus palacios y obras civiles. La arquitectura se considera la más elevada expresión del arte y crea y adapta estructuras donde la gente come, trabaja, reza y duerme. Durante todo el año Tailandia es una fiesta. Con los festivales y espectáculos que se suceden en un gran número por todo el país descubrirá otro de los rasgos que caracterizan al pueblo tailandés. La fecha de estos eventos varía de un año a otro, ya que se rigen por el calendario lunar.

Como en la mayoría de los países orientales, los thai se caracterizan por su hospitalidad, por su tolerancia y por su buen humor. En general, poseen una educación modesta y amable y su base cultural es evidente en casi la totalidad de las facetas de la vida cotidiana.

Tailandia es un paraíso para los amantes de la buena cocina. Todo el país es un territorio de aromas y sabores que cautivan al más exigente de los gourmet. La riqueza de sus ingredientes, la creatividad gastronómica, la delicadeza en la presentación y la bondad de los aderezos hacen de la cocina tailandesa, una de las más exóticas de todo oriente. La comida Tailandesa siempre va acompañada de arroz y consiste generalmente en cuatro o cinco platos, cocinados con especias: pollo, carne de vaca o gambas con curry, cerdo o pollo asada y acompañado de deliciosas sopas de pescado y carne.

Esta fascinante urbe está situada a orillas del río Chao Phraya, en el corazón de la península de Indochina. Se levanta en una milenaria encrucijada de rutas comerciales e intercambios culturales entre Oriente y Occidente y ha asumido en las últimas décadas un frenético impulso hacia la modernidad más vanguardista. Es exótica, tentadora y probablemente no exista otra ciudad en el sudeste asiático que provoque sentimientos tan enfrentados. Visitas recomendadas:

El templo del Buda Esmeralda destaca por sus doradas chedis, pilastras con mosaicos y ricos frontones de mármol. La capilla real, ligeramente elevada sobre una terraza de mármol, está rodeada de tallas de elefantes y bailarinas. En su interior, se erige una estatua de Buda de 65 centímetros de alto protegida por una urna de vidrio. En realidad, está tallada en jade, pero su color ha hecho que parezca esmeralda.

Fue construido en 1782 como residencia de la familia real. Rodeado por las murallas, acoge edificaciones de estilo thai y algunas de estilo renacentista o victoriano. Salvo alguna antesala, el Gran Palacio permanece cerrado al público y hoy en día sólo es utilizado por el rey para ciertas ocasiones ceremoniales, como la coronación.
Wat Pho o Templo del Buda Reclinado
Es el templo más antiguo de Bangkok y el más grande de Tailandia. Posee la colección de imágenes más numerosa del país (las galerías que unen las cuatro capillas exponen 394 figuras de Buda) y en su parte norte se erige un Buda reclinado de 46 metros de largo y 15 metros de alto.

El lugar data del siglo XIII y tiene su mejor atracción en la colosal estatua en oro macizo de un Buda sentado. Esta escultura pesa casi seis toneladas y mide tres metros de alto. Es un ejemplo perfecto del elegante estilo sukhothai y muestra los rasgos típicos de la época en que esta ciudad era la capital de Tailandia.

Una excursión recomendable es cruzar el Chao Phraya en ferry para visitar el Wat Arun o templo de la Aurora. Erigido en lo que fuera el Palacio Real cuando la capital estaba en Thonburi, este majestuoso edificio está decorado con azulejos de cerámica y piezas de porcelana china procedentes de viejas vasijas y juegos de té. Destaca por su gran torre central de 82 metros de altura, la más alta de Tailandia.

Ayuthaya:

A 76 kilómetros al norte de Bangkok. Fue la capital del reino Tai durante más de 400 años hasta su destrucción en 1767. En el siglo XVII se onvirtió en un importante puerto internacional con importante actividad comercial. En la actualidad es una enorme extensión cubierta de numerosas ruinas de templos y edificios palaciegos. La belleza del lugar es tal que Ayuthaya fue declarada Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO. Entre los atractivos turísticos se encuentra el Palacio Bang Pa In, el Chedi de la Reina Suriyothai y el Wat Yai Chai.

Damnoen Saduak:

80 km al oeste de Bangkok. Es uno de los mejores mercados flotantes de los alrededores de Bangkok. A primera hora de la mañana, los estrechos canales se llenan de pequeñas embarcaciones con frutas y verduras vendidas por mujeres locales. El mercado es muy colorido y tiene una gran ambiente, pero toda actividad termina a las 12.00 horas, por lo que es necesario salir de Bangkok muy temprano.

Información de interés

Para viajar a Tailandia y Camboya es imprescindible el pasaporte con al menos seis meses de validez. En Tailandia los ciudadanos de la Comunidad Económica Europea no necesitan visado para entrar en el país, pero sí para entrar en Camboya. El visado de Camboya lo llevaremos expedido desde España a través de nuestra agencia de viajes para lo cual será necesario remitir a la agencia fotocopia del pasaporte y una fotografía de carné realizada en los últimos seis meses. El visado de Camboya cuesta 20,00 euros. Al llegar a inmigración se deben rellenar las tarjetas que facilitará el personal de la compañía aérea durante el vuelo antes de la llegada a destino. No hay que olvidar recoger el pasaporte al finalizar la estancia en cada hotel.

La moneda oficial en Tailandia es el Bath y en Camboya el Riel. El valor aproximado de un Euro son 40 Bath o 5300 Riel, pero la cotización varía constantemente. Los Euros son aceptados en todos los bancos, pero es más recomendable llevar Dólares norteamericanos (USD) que son reconocidos en todas partes. El uso de tarjetas de crédito es frecuente en casi todos los comercios y hoteles.

La franquicia de equipaje es de veinte kilos y cualquier exceso tiene una tarifa suplementaria. En el interior del avión sólo está permitido un bolso de mano o maleta pequeña. Los extravíos o roturas de equipaje durante los vuelos son responsabilidad exclusiva de las compañías aéreas y deberán ser declarados en el aeropuerto en el momento de desembarcar del avión. Para poder recuperar el equipaje extraviado o poder obtener la indemnización de la compañía aseguradora es imprescindible presentar el resguardo del equipaje. Es muy recomendable el uso de las tarjetas identificativas en las maletas.

Tanto Tailandia como Camboya son países tropicales de climas muy lluviosos. Los meses del monzón van de mayo a julio, aunque puede llover copiosamente en cualquier época del año. Es muy recomendable llevar ropa muy cómoda y ligera, preferiblemente de algodón. Pantalones largos y camisetas, preferiblemente también de manga larga si se quiere evitar las picaduras de los mosquitos. El calzado debe ser fuerte pero fresco, deportivas o botas de trekking. Chubasqueros y paraguas serán necesarios en algún momento. No hay que olvidar un jersey o una chaqueta para las noches que pueden ser frescas. También es útil una gorra o sombrero, el bañador y las gafas de sol.

Las vacunaciones básicas para todos los viajeros por el sureste asiático son tétanos y difteria, fiebre tifoidea, hepatitis A y profilaxis contra la malaria. Pero como la situación cambia constantemente, lo mejor es atender a las recomendaciones que os harán en el Centro de Vacunación Internacional de vuestra ciudad.
Hay que tener en cuenta también ciertas precauciones, sobre todo con el agua, la fruta sin pelar y las verduras crudas. No hay que beber agua del grifo, sólo agua embotellada. No hay que olvidar el botiquín personal. Es también recomendable incluir algún producto contra los trastornos intestinales que, de presentarse, suelen ser leves y desaparecen en poco tiempo. Tampoco olvidar loción antimosquitos y protección solar. Contra los mosquitos también es recomendable ir tapado, con calzado deportivo o botas, tupidos calcetines, mangas largas y algo en la cabeza.

Suscríbete a nuestro Boletín de Noticias

Suscríbete y recibirás novedades sobre nuestros viajes

He leído y acepto la política de privacidad (requerido)

Nunca regalaremos, comerciaremos o venderemos su dirección de Correo Electrónico. Puede darse de baja en cualquier momento